Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 20 de agosto de 2010

Nudo

Para Samantha Menvar Liberada

Detecté el llamado "nudo en la garganta". Lo localicé. Intenté deshecharlo, pero se aferró. No quiso cooperar con el dedo mayor que rozó su capa cartilaginosa. Se reveló en vomito y llanto. Obstruyó las vías que limpian la memoria de recuerdos. La saliva, los mocos y las lágrimas lo lubrican y alimentan. Es tan duro como el recuerdo de un amor fallido que intenté regresar a la senda del idealismo un fin de semana en San Pedro de las Colonias, Coahuila.
¿Has tenido un nudo como el mío?. Así atravesado y sanguinolento, imagino. Te recomiendo que lo acaricies con las arrugas de la garganta. Evita que bajé al estómago, podría perforarte. Qué más nos queda. El nudo seguirá su desarrollo, pervive de lugares comunes. Carece de lo inaudito. Lo esputo, lo arrojo y una vocecilla emerge, se recicla, eructa, vive en la amigdala, arde, duele y dice: ya no me jodas la existencia. ¿Porqué me culpa? Si su existencia ya estaba jodida. Antes de que se alojará en mí en su forma de nudo. Me ha sido difícil tirarlo a la basura de los datos inútiles. Intento analizar y desentrañar los misterios del nudo. Los mantras del "solo por hoy" lo relajan, pero no lo aniquilan. Es un nudo bien hecho, sin principio ni fin, agarrado a la úvula. No le hallo un hilito solidario, que quiera desequilibrar el acomodo laberíntico de su espíritu. Una frase lapidaria lo aqueja, por eso crece, es un nudo enfermo.

2 comentarios:

  1. Sista:
    Así es como se siente cuando intentas tragar el dolor,ese ke no cesa ante nada y ante nadie...eternos esclavos del amor...ke dura hasta ke nosotras mismas lo keramos.
    Te amo Maggie!!!

    ResponderEliminar
  2. Un nudo en la garganta que ahoga,tortura, se amarra más y más fuerte, pero también anuncia un futuro estallido y despues de eso podria ser la "sobrevivencia", se emerge un poco despues de un gran nudo en la garganta, pero mientras tanto ah como duele! Te quiero Margot, muy bueno, me gusto mucho.

    ResponderEliminar

Armario de los placeres

Receptáculo de recuerdos, concepciones y sospechas.

Ad líbitum