Se ha producido un error en este gadget.

martes, 24 de febrero de 2009

Sobre la película Soledad de Jaime Rosales. España. 2007.

En el filme encontré personajes que olvidan para sobrellevar la tristeza. No saben llorar ni me provocan llanto. Evaden. Echan de menos a sus muertos. En una de las historias una mujer se muda a Madrid, España; y su hijo muere en un atentado terrorista. El director nos presenta historias de soledad no melodramática ni tremendista. Sin sentido del humor, sólo depresión. Frialdad. En la gran pantalla observé, al mismo tiempo, ángulos de los lugares, acciones y personajes. Le llaman a eso Polivisión. Me voy a dormir en la butaca, me gusta que los demás se distraigan porque estoy cabeceando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Armario de los placeres

Receptáculo de recuerdos, concepciones y sospechas.

Ad líbitum