Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 3 de mayo de 2010

Resumen

Amig@s, perdón por la ausencia de meses. Aquí les dejo un resumen. Traigo textos guardados e historias en la entraña. Saldrán de a poco. Intento darles forma. Salen por escritura automática. No me detengo a corregir. Gracias por sus comentarios. No sé si alguien me siga leyendo. Espero que sí. Un abrazo fraternal.


Lo que empezó como una investigación de campo. De inmediato tomó su forma. Entré a la cárcel local porque dijiste que ahí me esperabas. Pasé los retenes, hablé con altos mandos, enfrenté el escarnio público, tramité carta de concubinato, de muerte y hasta me hice análisis para descartar VIH. Por todos los medios demostraría que no había duda. Te había encontrado y me entregaba sin reserva. Quise creer en ti, hombre extraño. Viviría para hacerte feliz. Algún día tendría mi recompensa: Tenerte afuera, conmigo, en la utopía. Disfrutando del enamoramiento ciego de un ideal que yo edificaba. Ya no sólo recordaría tus manos en el piano y una apariencia que no correspondía al común de los reclusos. Estarías afuera. Celebrando que alguien te amó más allá de la obsesión y del pecado. Que alguien aceptó tu beso precipitado el 28 de diciembre. El día de los inocentes. (¿De ninguna manera soy una inocente palomita que se dejó engañar, verdad?)

Conociste mi fragilidad... No podrías aprovecharte de ella porque sin remedio te abandonaría en tu celda, en la soledad y en el giro de ver las mismas cosas. A fuerza me tenías contenta. Yo era tu diosa, tu musa... la novedad, el pretexto para pintar, tocar el piano y hasta para escribir. Si algo me molestaba sobremanera corrías el riesgo de que huyera de tu senda. Te volverías loco. Te enamorarías de mí para siempre. Pero no corriste el riesgo. Seguiste las instrucciones del manual de usuario de esta muñeca que soy. Tu voz decía lo que quería escuchar. Tus manos tocaron las puertas inexploradas...

Ahora es triste encontrarte mortal e indiferente, sucio y ordinario como los demás. Afuera. Buscando a quien llene tu vacío. Mi fuerza te desbordó. Ya lanzaste una convocatoria por la Televisión Azteca para encontrar a tu musa de la calle, de esta nueva etapa... ¿Quién será la próxima víctima?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Armario de los placeres

Receptáculo de recuerdos, concepciones y sospechas.

Ad líbitum